Hay que reconocer que Pedro Sanchez es todo un ‘feministo’. Ya habló de la energía y la esperanza que el PSOE otorgaba a España con su feminismo. Sólo que, en el entretanto, aniquilaba toda oposición hacia su persona en la aprobación de las listas. Por ejemplo, los varones y mujeres, sin distinción de sexo, de la andaluza Susana Díaz, del aragonés Javier Lambán o del asturiano Javier Fernández, han sido laminados. Sobre todo, los de una triste Susana Díaz, bajo la excusa de que ha sido derrotada en los comicios andaluces… como si Sánchez hubiera ganado elección alguna en las urnas.

Albert Rivera será el tonto útil……